Para vivir, una obra de arte no necesita ser bella ni fea. Sólo necesita vida.
Elmer Diktonius