Cada emoción tiene su voz y su respiración.
Michael McCallion