Los artistas son, por lo general, menos felices que los hombres de ciencia.